Acercando la Ciencia a la infancia

Proyectos para mejorar la formación y la cultura científica de la infancia

Ciertamente, la era de la innovación demanda que la ciudadanía tenga una buena cultura científica y tecnológica puesto que nuestra sociedad es altamente dependiente de la Ciencia y la Tecnología. Pero en la segunda década del s. XXI, una vez finalizadas la revolución industrial y la era del conocimiento, es necesario, además, ser capaz de comprender y poder aplicar correctamente el método científico para resolver problemas de la vida cotidiana.

Enseñar a los niños a aprender y aplicar correctamente el método científico es un regalo que podemos hacerles para toda la vida . Una vez adquirida y bien interiorizada, esta importante destreza intelectual les permitirá encontrar respuestas satisfactorias (basadas en la evidencia científica) a un gran conjunto de preguntas que se irán formulando a lo largo de sus vidas. Consecuentemente, podrán enfrentarse a la toma de decisiones desde una posición de seguridad y certeza que sólo la Ciencia puede proporcionar: sabiéndose correctamente informados.

En cambio, los programas educativos de las asignaturas de ciencias de la gran mayoría de las escuelas siguen estando orientados a la memorización de contenidos científicos y a la resolución mecánica de problemas. El resultado es que la mayoría de los estudiantes terminan su formación académica sin haber pisado prácticamente el laboratorio y sin haber tenido la oportunidad de llevar a cabo un proyecto de investigación real.

Lógicamente, de la misma manera que no se puede aprender a nadar sin mojarse, ni a andar en bicicleta leyendo un libro, es imposible aprender a aplicar el método científico sin haber hecho Ciencia y difícilmente se podrá sacar el método científico del contexto científico y aplicarlo a la resolución de problemas de la vida cotidiana si ni siquiera se ha aprendido a usar en el propio contexto científico.

Ser madre me ha hecho dirigir la mirada hacia la infancia. Mi propósito es acompañar a mi hija en el desarrollo de esta destreza intelectual consciente de lo mucho que ha enriquecido mi vida personal y profesional. Por eso me he puesto manos a la obra. Además, me gusta el trabajo bien hecho: no me valen las medias tintas, los pensamientos impostados y las voluntades forzadas, y mucho menos con los niños. La técnica del “palo y la zanahoria” no encaja con mi estilo.

Con este proyecto asumo el reto de recoger las capacidades científicas inherentes a la infancia y darles un contexto adecuado para que los niños hagan Ciencia, de la de verdad y con el corazón. Porque sólo así lograremos que interioricen el método científico y sean capaces de aplicarlo de forma espontánea y natural en su vida cotidiana. De cualquier otra manera, será un aprendizaje inútil, vacío y carente de sentido.

¿Me acompañas en el camino?


El contenido de esta página se publica bajo una licencia CC-BY-NC-ND: puede ser compartido libremente citando a su autora y siempre que no se modifique ni se use con un fin comercial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies