COVID-19 E INFANCIA: EVIDENCIAS CIENTÍFICAS